Détail d'une station du chemin de croix sur la montagne du Sanctuaire : Jésus console les femmes de Jérusalem

Usted está aquí

Hacer un Vía Crucis

Hacer un Vía Crucis es también rezar. Los creyentes lo hacen con espíritu de penitencia y reparación para el perdón de los pecados. Esta devoción se pone particularmente de relieve en Lourdes.

Desde hace 2000 años los cristianos se ponen en marcha para hacer de nuevo el camino de Jesús hacia el lugar de su crucifixión. Como todo el mundo no puede ir a Jerusalén, desde la Edad Media, se ha ido tomando la costumbre de representar las estaciones de la Vía Crucis en las iglesias, las capillas y hasta al aire libre, como aquí en Lourdes.

Vía Crucis de la montaña

El Vía Crucis llamado de Espélugues serpentea por un lugar escarpado y forestal. Está hecho a imagen de la grandeza del Santuario de Lourdes: 115 personajes de hierro fundido patinado jalonan en quince estaciones los 1500 metros del camino.

Vía Crucis de la pradera

En 2001, Mons. Jacques Perrier, obispo de Tarbes y Lourdes, decidió crear un nuevo vía crucis accesible a los peregrinos con movilidad reducida. Este vía crucis es la obra de la artista María de Faykod. Todas las estaciones han sido ofrecidas por generosos donantes.