Inauguration du chemin de la consolation

Usted está aquí

Hacer el camino de la Consolación

Vivan la experiencia de ser consolados a través de este camino interior destinado en primer lugar a todos los que perdieron a un hijo.

El Camino de la Consolación, es un camino espiritual realizado en colaboración con la asociación Madre de Misericordia. Situado en la parte baja del viacrucis de Espélugues, se termina en una gruta especialmente acondicionada, llamada "la gruta de las dos Marías", memorial dedicado a los niños no nacidos. Al término de su recorrido, los padres pueden dar un nombre a su hijo no nacido e inscribirlo en un Libro de Vida.

Este camino interior también está abierto a todos aquellos que, marcados por las pruebas de la vida, necesitan ser consolados. Además, el Camino de la Consolación, se inscribe dentro del marco del tema de las peregrinaciones para el año 2017. El rector del Santuario lo explica así: "Se trata de entrar en un recorrido que podría llamarse El Magníficat de la esperanza. El Magníficat no es el cántico de aquellos para los que todo les va bien, sino que sube de los corazones marcados por la prueba y capaces de continuar avanzando en la confianza, a imagen de María y de Bernardita".

El camino de la consolación fue inaugurado al mismo tiempo que se clausuró el año de la Misericordia para ser el signo de la Misericordia inagotable de Dios.