Messe internationale Lourdes

Usted está aquí

Lourdes y sus Papas

El nombre que la Virgen se dio en Lourdes, "la Inmaculada Concepción" constituye un vínculo muy especial que une a Lourdes con los sucesores de San Pedro. El dogma había sido declarado en Roma el 8 de diciembre de 1954, por el Papa Pío IX, habiendo consultado previamente a todos los obispos del mundo y a las facultades de teología. En una carta al Papa que data de 1873, Bernardita, convertida ya en la Hermana María Bernarda, escribe: "Reflexionando, me digo que la Santísima Virgen es buena. Se diría que vino a confirmar las palabras de nuestro Santo Padre." En 1874,  el Papa  da a lo que se llamaba todavía la "capilla Nuestra Señora de Lourdes", el título de "basílica". El Papa Pío IX está representado encima de la puerta de entrada de la Cripta. Fue beatificado el año 2000.

LEÓN XIII (1878-1903) 

León XIII aprueba las oraciones y las lecturas de una Misa y un Oficio propios en honor de Nuestra Señora de Lourdes (1890). Es la Misa que se celebra el 11 de febrero. Mandó construir una gruta de Lourdes en los jardines del Vaticano. El Papa León XIII está representado en un mosaico al lado izquierdo de la fachada de la Inmaculada Concepción.  

PÍO X (1903-1914) 

El Papa San Pío X agranda y embellece la gruta del Vaticano. Extiende a la Iglesia universal la Misa y el Oficio del 11 de febrero. Declara Lourdes como "el trono eucarístico más glorioso del mundo católico." Fue canonizado en 1954. El medallón que lo representa se encuentra encima del retrato de Pío IX.   

BENEDICTO XV (1914-1922) 

Benedicto XV es el primer Papa que vino a  Lourdes antes de su elección. En 1913, presidió la peregrinación nacional italiana, como lo hará también su sucesor, el papa Pío XI (1922-1939), en 1921. Bajo su pontificado tuvieron lugar la beatificación (1925) y la canonización (1933) de Bernardita. Para la canonización, el Papa escogió la fecha del 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción.

PÍO XII (1939-1958)

El cardenal Pacelli, Secretario de Estado, futuro Papa Pío XII (1939-1958), fue el enviado especial de Pío XI para la clausura del Jubileo de la Redención en 1935. Durante tres días y tres noches se celebraron misas en la Gruta. Este Papa aprobó la construcción de la basílica de San Pío X, cuya terminación fue laboriosa. Para el centenario de las Apariciones, escribió una carta encíclica en la que habla de Lourdes como de "una nueva efusión del Espíritu Santo". En 1958, unos meses antes de su muerte, envió al cardenal Roncalli para la consagración de la basílica y, el día de la inauguración, dirigió un mensaje radiofónico a los peregrinos. Se dice que, de no haber sido su estado de salud, quizás hubiera venido a Lourdes para la celebración del Centenario. Murió el 9 de octubre de 1958. El mundo le ha rendido  homenaje, antes de que la polémica se ensañe contra él. Está representado en la fachada de la basílica de la Inmaculada Concepción, al lado derecho.  

JUAN XXIII (1958-1963) 

El Papa Juan XXIII había sido nuncio en Francia después de la segunda Guerra Mundial. Conocía bien a Mons. Théas, obispo de Tarbes-Lourdes que, durante la guerra, se había manifestado valientemente contra la deportación de los judíos. En 1958, Mons. Roncalli era patriarca de Venecia, cuando el Papa Pío XII lo envió a Lourdes para la consagración de la basílica subterránea. Fue beatificado el año 2000, al mismo tiempo que Pío IX. Sus dos sucesores, Pablo VI (1963-1978) y Juan Pablo I (1978), fueron también peregrinos de Lourdes antes de su pontificado. La novedad con los Papas Juan Pablo II (1978-2005) y Benedicto XVI, es que vinieron siendo ya Papas. El 13 de mayo de 1981, el Papa Juan Pablo II sufrió  un grave atentado. No pudo participar en el Congreso eucarístico que se celebró en Lourdes en el mes de julio siguiente. Pero en 1983, vino a Lourdes para festejar el 15 de agosto. La víspera por la noche, al final de la procesión, denunció en términos precisos todos los ataques contra la libertad religiosa. Sin que nombrara a ningún Estado, muchos se sintieron aludidos. Seis años más tarde, caía el Muro de Berlín.  

JUAN PABLO II (1978-2005)

El Papa Juan Pablo II volvió de nuevo a Lourdes para el 15 de agosto de 2004. Ese año marcaba el  150  aniversario del dogma de la Inmaculada Concepción. El Papa quiso celebrarlo en Roma y después en Lourdes, como respondiendo a la frase de Bernardita: "Se diría que la Señora vino a confirmar las palabras de nuestro Papa." El Papa, muy debilitado, impresionó por su oración y su humildad. Fue su última peregrinación fuera de Italia.  

BENEDICTO XVI (2005-2013)

Contra toda expectativa, el Papa Benedicto XVI, poco después su elección, dio a conocer su intención de ir personalmente a Lourdes durante las fiestas del 150  aniversario de las Apariciones. Lo hizo, del 13 al 15 de septiembre de 2008. El Papa hizo el Camino del Jubileo por la ciudad y, entre los tres días, congregó entre  trescientas y cuatrocientas mil personas para tiempos de oración, sintiéndose impresionado él mismo por su recogimiento.

Francisco (2013- )

Jorge Mario Bergoglio, nacido el 17 de diciembre de 1936 en Buenos Aires, es el actual obispo de Roma, y según la tradición, el 266o Papa de la iglesia católica, bajo el nombre de Francisco, desde su elección el 13 de marzo de 2013.