francais   english   español   italiano   deutsch   nederlands

Haga un donativo en línea

Lourdes, es una joya espiritual 'Sirviendo a la alegría de los invitados. Lourdes pertenece a la Santísima Virgen y fue ella quien fundó el Santuario. Ayudar a financiarlo, permítete dibujar el rostro de Lourdes durante décadas!

Ayudar a Lourdes es permitir 'que todos puedan descubrir de nuevo la alegría de la ternura de Dios', según las palabras del papa Francisco. Por eso acudimos a su generosidad. Sin ustedes esto no será posible.
Champ winnie
*
*
*
*
*
*
*
*
* Embargo obligatorio

Seleccione una forma de pago :

 
Conforme a la ley «informática y libertades» del 6 de enero de 1978 modificada en 2004, goza de un derecho de acceso y rectificación a las informaciones que le conciernen y puede ejercerla enviando un correo al servicio de Comunicación del Santuario en la dirección communication@lourdes-france.com. También puede, por motivos legítimos, oponerse al procesamiento de datos que le conciernan. Las informaciones recogidas son objeto de un tratamiento informático destinado a registrar su pago, registrar su eventual suscripción a la Newsletter. Los destinatarios de los datos son el servicio de marketing y el servicio de Comunicación del Santuario.

UNA VOCACIÓN: LA ACOGIDA DE LAS PERSONAS ENFERMAS

La pena de este mundo es inmensa. Cuando nos encontramos en Lourdes, parece saltar a la vista. Hay corazones quebrantados y cuerpos heridos. Hay sufrimientos visibles e invisibles, que se pueden decir e indecibles. Y sin embargo… Y sin embargo el Reino de Dios está presente ahí en medio de nosotros. Lo descubrimos en la santidad de cada día que manifiestan los padres para sus hijos, los hijos para sus padres, los voluntarios para los enfermos, los enfermos para los acompañantes, los sacerdotes para los penitentes… La maravilla de Lourdes es infinita para quien quiere verla. Lourdes es un lugar de humanidad, un lugar de fraternidad, un lugar donde se propone abandonar sus atavíos para ir a lo esencial: estar al servicio del otro, ir al encuentro de Dios. Los voluntarios ofrecen gratuitamente su amor a las personas enfermas o discapacitadas que vienen a Lourdes y las personas que sufren ofrecen su 'sí' a los acompañantes. Lo vemos en los gestos de servicio, las miradas atentas, las sonrisas compartidas, las manos tendidas. El Santuario, para acoger en las mejores condiciones posibles a los más frágiles, ha construido los centros de Acogida Notre-Dame y Marie Saint Frai. Usted también, a través de Internet, puede participar en la acogida de las personas enfermas y discapacitadas en Lourdes.

UN RETO: DAR A CONOCER AL MAYOR NUMERO DE PERSONAS LA GRACIA DE LOURDES

Cuando veo y comparto lo que los peregrinos viven en el Santuario, sólo puedo pensar: ¡Qué bellas son tus obras! Sí, como lo expresa Monseñor Nicolás Brouwet, nuestro obispo, Lourdes 'es un rincón del cielo que ha tocado la tierra para que todos los peregrinos hagan la experiencia de la proximidad, la ternura y la alegría de Dios del que María es su rostro y sierva'. Monseñor Nicolás Brouwet, dio el 11 de febrero de 2014, sus Orientaciones para el Santuario de Lourdes. Expresó su visión de la misión del Santuario para los años venideros, en un libro titulado, 'Al servicio de la alegría de los invitados'. Fija las grandes orientaciones para el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes: anunciar el Evangelio; aceptar el desafío de la internacionalización; favorecer la oración y el recogimiento realizando el “Proyecto Gruta, Corazón de Lourdes”; facilitar la amistad y ceder un sitio a los movimientos de Iglesia cerca de los lugares de celebración; estabilizar las finanzas del Santuario. Poniendo en marcha estas misiones, el Santuario participa en el proyecto de la Iglesia. El papa Francisco, con motivo de la proclamación del Jubileo extraordinario de la Misericordia, recordó el papel preponderante de la peregrinación en la vida del cristiano. Los Santuarios son un lugar tocado por la gracia donde los peregrinos pueden encontrar el camino de la conversión. El proyecto del Santuario es un proyecto para los peregrinos, para ustedes y para la Iglesia. La realización de las orientaciones definidas por nuestro obispo, la respuesta a la llamada de la Iglesia, a los deseos de los directores de peregrinación y de los peregrinos pasan por su ayuda en nuestro funcionamiento.