¡Nuestra Señora de Lourdes ruega por nosotros!
Gran novena a la Inmaculada

Publicado 9 marzo 2020 - 15:44

En un mundo que está atormentado por el miedo y el sufrimiento, con conflictos, migraciones, injusticias, la epidemia del Coronavirus…
La misión de Lourdes es llevar la oración y la esperanza al mudo entero.

Novena «Nuestra Señora de Lourdes, ruega por nosotros»
Modo de empleo

  1. Para participar en esta cadena de oración por el mundo, que toma su origen en la Gruta de Lourdes, basta con asociarse a la oración que se propone en la Gruta durante 9 días a las 14:30 (hora del rosario en francés) del 17 al 25 de marzo de 2020.
  2. Dando su correo electrónico en el cuestionario de nuestra página internet, recibirán cada día un mensaje que les permitirá asociarse a la oración del día, ya sea en directo desde la Gruta de Lourdes, o en otro momento que mejor les convenga gracias a los vídeos en replay.
    También es posible dejar cada día una intención de oración en la Gruta y encender una vela.
  3. Esta oración de 9 días es una «novena» que termina el 25 de marzo, fiesta de la Anunciación y día de la 16a aparición de la Virgen María en la Gruta. Ese día declaró a Bernardita «Yo soy la Inmaculada Concepción». Invocar a la Inmaculada Concepción es pedir la protección de María: «Nuestra Señora de Lourdes, ruega por nosotros».

«Pidamos a María que supere nuestro miedo. Nuestra Señora de Lourdes, ruega por nosotros». Santuario de Lourdes y Coronavirus – Mensaje del Rector, Monseñor Olivier Ribadeau Dumas.

«A medida que la epidemia del Coronavirus se extiende por el mundo, rezo por aquellos que dudan, que tienen problemas. Ayer, como todos ustedes, escuché la declaración del Ministro de Solidaridad y Salud pidiendo que no más de 1.000 personas se reúnan en nuestro país (Francia). Estamos en contacto diario con la Prefectura de Tarbes para ver cómo se aplicará esta medida al Santuario de Lourdes. No tomemos decisiones precipitadas. Todos somos responsables. Como Rector, actúo de manera responsable para asegurar que los peregrinos sean recibidos en nuestro Santuario con total seguridad y serenidad».

Mons. Olivier Ribadeau Dumas, rector del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, a 8 de marzo de 2020.

Mons. Antoine Hérouard, Delegado apostólico para el Santuario de Lourdes, se dirige a los obispos que van a venir a Lourdes:

Excelencia, estimado hermano:
La epidemia del coronavirus se está extendiendo rápidamente por todo el mundo, primero en Asia y luego en Europa, antes de ir probablemente a otras regiones del mundo. Está causando muertes, pero también ansiedad y angustia. El Santuario de Nuestra Señora de Lourdes es un lugar privilegiado de oración por los enfermos y con ellos. Es con este espíritu y también para que podamos vivir este evento con la mayor serenidad posible y en la esperanza de Cristo vencedor de la muerte, que proponemos una novena de oración en el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes del 17 al 25 de marzo de 2020. Rezaremos diariamente el rosario en 4 idiomas (francés, inglés, italiano y español) y se meditará a partir del texto adjunto. Le invitamos, si lo desea y puede, a unirse a las retransmisiones de esta oración desde Lourdes o a proponerla usted mismo en su diócesis, especialmente en las diferentes parroquias, iglesias o capillas dedicadas a Nuestra Señora de Lourdes. Le aseguro, Excelencia, querido hermano, mi fraternal amistad en Cristo.

¡Meditemos el rosario!

Decir el Credo
El Padrenuestro
3 Avemarías
el Gloria

Primer misterio (según el día)
Dios Padre Nuestro, entre todas las criaturas diste vida a María, la criatura perfecta, «la Inmaculada Concepción». Aquí en Lourdes pronunció ese nombre y Bernardita le repitió.
La Inmaculada Concepción es un grito de esperanza: el mal, el pecado y la muerte ya no son los vencedores. ¡María, signo precursor, aurora de la salvación!
Nuestra Señora de Lourdes, nuestro refugio, te rogamos.

Padrenuestro. 10 Avemarías. Gloria
¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos!

Segundo misterio (según el día)
Señor Jesús, tú nos has dado a María como Madre. Ella compartió tu Pasión y tu Resurrección. Aquí en Lourdes se mostró a Bernardita, entristecida por nuestros pecados, pero radiante de tu luz. Te confiamos por su intercesión nuestras alegrías, penas, esperanzas, las de los enfermos, de las personas sanitarias y los investigadores, las de todos los seres humanos.
Nuestra Señora de Lourdes, nuestra hermana y nuestra madre, confidente y apoyo en las pruebas, te rogamos.

Padrenuestro. 10 Avemarías. Gloria
¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos!

Tercer misterio (según el día)
Espíritu Santo, tú eres Espíritu de amor y de unidad. Aquí en Lourdes, por Bernardita, María pidió que se construyera una capilla y que se viniera en procesión. Inspira a la Iglesia que Cristo construyó sobre la fe de Pedro, unificala en la unidad y da a todos sus miembros alimentados por el pan de vida que sepan afrontar llenos de fe esta situación de emergencia sanitaria internacional.
Nuestra Señora de Lourdes, tú que estás colmada del Espíritu Santo, modelo de los cristianos y rostro materno de la Iglesia, te rogamos.

Padrenuestro. 10 Avemarías. Gloria
¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos!

Cuarto misterio (según el día)
Por tantas gracias recibidas, por todas las conversiones, todos los perdones, las curaciones, por las vocaciones y promesas que has confirmado o que has hecho nacer aquí, por la alegría del servicio que nos permites realizar y por la fuerza y la esperanza que pones en nuestros corazones en estos momentos de incertidumbre.
Nuestra Señora de Lourdes, socorro de los cristianos, te damos gracias.

Padrenuestro. 10 Avemarías. Gloria
¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos!

Quinto misterio (según el día)
Con todos nuestros hermanos y hermanas en humanidad, con los pueblos con falta de paz y justicia, con los jóvenes que buscan el camino, tú que te mostraste como una joven a la joven Bernardita; con las víctimas de enfermedades, con discapacidad, con fracasos, con aquellos que tendrían motivos para desesperar y aquellos que lloran por un ser querido. Y por aquellos que han muerto por esta enfermedad.
¡Nuestra Señora de Lourdes, te rogamos!

Padrenuestro. 10 Avemarías. Gloria
¡Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos!

CONCLUSIÓN
La «Oración de una pobre mendiga a Jesús» de santa Bernardita Soubirous
«Oh Jesús, dame, te lo suplico, el pan de la humildad. El pan de obediencia. El pan de caridad. El pan de fuerza para romper mi voluntad y fundirla con la tuya. El pan de mortificación interior. El pan de desprendimiento de las cosas creadas. El pan de paciencia para soportar las penas que mi corazón sufre.
Oh Jesús, me quieres crucificada. Hágase. El pan de fuerza para bien sufrir. El pan de ver sólo a ti en todo y siempre. Jesús, María, la Cruz; no quiero otros amigos que éstos». Amén.

O también

Oración de san Bernardo: «Mira la estrella, invoca a María».
«¡Oh tú que te sientes lejos de la tierra firme, arrastrado por las olas de este mundo, en medio de las borrascas y de las tempestades, si no quieres zozobrar, no quites los ojos de la luz de esta Estrella, invoca a María!.
«Si se levantan los vientos de las tentaciones, si tropiezas en los escollos de las tribulaciones, mira a la Estrella, llama a María.
«Si eres agitado por las ondas de la soberbia, si de la detracción, si de la ambición, si de la emulación, mira a la Estrella, llama a María.
«Si la ira, o la avaricia, o la impureza impelen violentamente la navecilla de tu alma, mira a María.
«Si, turbado a la memoria de la enormidad de tus crímenes, confuso a la vista de la fealdad de tu conciencia, aterrado a la idea del horror del juicio, comienzas a ser sumido en la sima del suelo de la tristeza, en los abismos de la desesperación, piensa en María.
«En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María. No se aparte María de tu boca, no se aparte de tu corazón; y para conseguir los sufragios de su intercesión, no te desvíes de los ejemplos de su virtud.
«No te extraviarás si la sigues, no desesperarás si la ruegas, no te perderás si en Ella piensas. Si Ella te tiende su mano, no caerás; si te protege, nada tendrás que temer; no te fatigarás, si es tu guía; llegarás felizmente al puerto, si Ella te ampara».

¡Nuestra Señora de Lourdes, vela por nosotros!
¡Nuestra Señora de Lourdes, protegenos!
Nuestra Señora de Lourdes, ruega por nosotros!
¡Santa Bernardita, ruega por nosotros!