Lourdes News el diario de las gracias

Publicado 26 febrero 2020 - 15:25

El Santuario publica un periódico gratuito para ayudar a todos en su peregrinación, ofreciendo algunas ideas y sugeriendo gestos concretos e itinerarios a seguir cuando se llega a Lourdes.

Novena a Nuestra Señora de Lourdes
del 3 al 11 de febrero

María,
Nuestra Señora de Lourdes,
Tú que te apareciste a Bernardita, pequeña y sencilla pastora de Bigorra,
En el hueco de la roca de Massabielle,
Le trajiste la luz resplandeciente de tu sonrisa,
El dulce y radiante resplandor de tu presencia.
Creaste una relación con ella a lo largo de los días
En la que la mirabas como una persona habla con otra persona.
Estamos ante ti, pobres también nosotros, y te rezamos humildemente.
Haz que aquellos que dudan, descubran la alegría de la confianza,
Haz que aquellos que desesperan, sientan tu discreta presencia.
María,
Nuestra Señora de Lourdes,
Tú que revelaste a Bernardita tu nombre
Diciendo simplemente «Yo soy la Inmaculada Concepción».
Haznos descubrir la alegría del perdón que siempre se ofrece,
Pon en nosotros el deseo de la inocencia recuperada y la santidad gozosa.
Ayuda a los pecadores que no quieren ver.
Has dado a luz al Salvador del mundo,
Mira con ternura nuestro mundo espléndido y dramático.
Abre en nosotros los caminos de la esperanza,
Guíanos hacia Aquel que es la Fuente viva,
Jesús, tu Hijo, que nos enseña a decir:
Padre Nuestro…María,
Nuestra Señora de Lourdes,
Tú que te apareciste a Bernardita, pequeña y sencilla pastora de Bigorra,
En el hueco de la roca de Massabielle,
Le trajiste la luz resplandeciente de tu sonrisa,
El dulce y radiante resplandor de tu presencia.
Creaste una relación con ella a lo largo de los días
En la que la mirabas como una persona habla con otra persona.
Estamos ante ti, pobres también nosotros, y te rezamos humildemente.
Haz que aquellos que dudan, descubran la alegría de la confianza,
Haz que aquellos que desesperan, sientan tu discreta presencia.
María,
Nuestra Señora de Lourdes,
Tú que revelaste a Bernardita tu nombre
Diciendo simplemente «Yo soy la Inmaculada Concepción».
Haznos descubrir la alegría del perdón que siempre se ofrece,
Pon en nosotros el deseo de la inocencia recuperada y la santidad gozosa.
Ayuda a los pecadores que no quieren ver.
Has dado a luz al Salvador del mundo,
Mira con ternura nuestro mundo espléndido y dramático.
Abre en nosotros los caminos de la esperanza,
Guíanos hacia Aquel que es la Fuente viva,
Jesús, tu Hijo, que nos enseña a decir:
Padre Nuestro…

Decir la oración de la novena.
Recitar un misterio del rosario.
Invocaciones: «¡Nuestra Señora de Lourdes, ruega por nosotros!»
«¡Santa Bernardita, ruega por nosotros!
«¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos!»
Misa y comunión el 11 de febrero.
Se recomienda la confesión durante la octava.

Servir en Lourdes

Háganse Hospitalarios

Si tienen entre 18 y 75 años, la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes se alegrará de recibirles, podrá comenzar su servicio en el Santuario. Dado que la presencia en Lourdes es totalmente voluntaria, le corresponde a usted hacerse cargo de su viaje, alojamiento y comidas. Para que esta atención sea lo más ligera posible, la HNDL pone a su disposición un autoservicio, centros de acogida y un hogar.
Contacto: hospitalite-lourdes@wanadoo.fr Tfno. +33 (0)5 62 42 80 84
Hospitalité Notre-Dame de Lourdes BP 197 65106 LOURDES Cedex

Háganse voluntarios

¿Cómo puedo ser voluntario en el Santuario de Lourdes?
Basta con rellenar el formulario en línea en el sitio del santuario. No hay gastos de inscripción para ser voluntario en el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes.
Deben cumplirse algunos criterios:
Tener por lo menos 18 años
Aptitud física para el trabajo regular
Comprometerse por un período determinado
Aceptar asignaciones y cambios de servicio en función de las necesidades.
Para organizar su estancia, el Santuario de Lourdes dispone de alojamientos para los voluntarios. Los precios varían según el nivel de comodidad. Para reservar envíen un correo electrónico a: hebergement@lourdes-france.com o llamen al +33 (0)5 62 42 82 59.

En el corazón del mensaje de Lourdes: «Yo soy la Inmaculada Concepción»

En 2019 hemos caminado por los pasos de Bernardita con motivo del doble aniversario de su nacimiento y muerte. En 2020 iremos a la Gruta para conocer a la Señora que se presentó el 25 de marzo de 1858 bajo el vocablo: «Yo soy la Inmaculada Concepción». Por petición del Rector, los capellanes del santuario proponen algunas aclaraciones y sugieren gestos concretos para su próxima peregrinación.

La Inmaculada Concepción

El culmen de los 18 encuentros de Bernardita con María en la gruta de Massabielle es el 25 de marzo, día de la Anunciación y 16ª aparición, cuando la Señora revela su nombre: Yo soy la Inmaculada Concepción. Bernardita no podía mentir con las palabras de la señora. El dogma de la Inmaculada Concepción fue promulgado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854. Bernardita Soubirous no sabía leer ni escribir y, por lo tanto no iba al catecismo, no podía haber tenido conocimiento de ello. El dogma se define así: La Santísima Virgen María, en el primer instante de su concepción, fue por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente en previsión de los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, preservada inmune de toda mancha de culpa original.

¿Para qué un tema pastoral?

Para conocer, profundizar y apropiarse de la experiencia de Bernardita, es decir, del mensaje de Lourdes. Se nos invita a recuperar la Palabra de Dios a partir del relato de las apariciones. El tema del año es una propuesta que hace el Santuario para profundizar su peregrinación a Lourdes. Puede leerlo íntegramente en el sitio web.
Con el fin de ayudarle en el camino de su peregrinación le proponemos algunos gestos que pueden realizar.

Realizar el gesto del agua

En la novena aparición, el 25 de febrero de 1858, María muestra a Bernardita dónde desenterrar una fuente. Así nos revela la profundidad del corazón de Jesús y su infinita misericordia. Con el bautismo, Cristo nos devuelve el acceso a la fuente de vida puesta en nuestro corazón. En cada bautizado hay un antes y un después del descubrimiento de la fuente, que puede hacerse durante una peregrinación en particular. Pidamos a la Virgen Inmaculada que nos ayude a descubrir la fuente de caridad que hay en nosotros y a compartirla con nuestros hermanos (1). Vamos a las fuentes a beber y a lavarnos. Y cuando salgamos de la gruta, llevaremos agua de la fuente para compartir con aquellos que no pudieron venir.
(1) Se propone una celebración del agua, individual o comunitaria. Cada peregrinación puede adaptarla y enriquecerla con canciones y oraciones. Prever recipientes llenos de agua de la Gruta y vasos.

Encender una vela

María Inmaculada es un ser de luz. Después de la primera aparición, Bernardita dirá: «Vi a una pequeña señora envuelta en luz». La luz que contempla y recibe revela sus propias tinieblas y las disipa. La vela que ella enciende desde la tercera aparición le ayuda a rezar porque recuerda a la que regalan los padrinos durante el bautismo. Imitemos a Bernardita, vayamos a la Gruta a pedir una luz para nuestra vida. En Lourdes, el día se termina con una procesión con antorchas a partir de las nueve de la noche. Encendamos nuestra vela, cantemos el Ave María y meditemos los misterios del Rosario.

Confesarse

Bernardita, al ver a la bella señora de Massabielle «envuelta en una luz», tomó conciencia de sus pecados y se confesó por primera vez en su vida tres días después de la primera aparición. El tema pastoral «Yo soy la Inmaculada Concepción» permite reflexionar sobre el perdón, porque la presencia de María abre a la esperanza. El perdón concedido o recibido abre la vida del hombre. Vuelve a ser libre. Por tanto, el santuario nos propone una celebración del perdón en torno a la mirada de María: una mirada siempre abierta a la esperanza y a la fecundidad. Recemos a María para que, tranquilizados por su ternura y la misericordia de Dios, podamos recibir el sacramento de la confesión.

La Iglesia es una familia

Podemos entrar en la Familia de Nuestra Señora de Lourdes. Recibimos un escapulario. Recibimos todos los meses una carta para mantener el vínculo con Lourdes y con los demás miembros y así permanecer en la gracia del encuentro con María y Bernardita.
Contacto: famillendl@lourdes-france.com
https://www.lourdes-france.org/es/familia-nuestra-senora-lourdes/

Una comunión de gracia

Cuando María propone a Bernardita que venga a la Gruta durante quince días, la invita de hecho a abrir su corazón. Quizás podamos tener la gracia, como Bernardita, de sentirnos «mirados como una persona».

«María es la que sabe transformar una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura. Ella es la amiga siempre atenta para que no falte el vino en nuestras vidas. Ella es la del corazón abierto por la espada, que comprende todas las penas. Como madre de todos, es signo de esperanza para los pueblos que sufren dolores de parto hasta que brote la justicia. Ella es la misionera que se acerca a nosotros para acompañarnos por la vida, abriendo los corazones a la fe con su cariño materno».

(Papa Francisco, Evangelii Gaudium n°286)

El Santuario nos invita a realizar el acto de confianza o consagración hacia la Inmaculada Concepción de María.

Acto de confianza en María

Bendito seas, Dios, Padre nuestro,
que creaste a María tan bella,
y nos la diste por Madre
junto a la Cruz de Jesús.

Bendito seas porque nos llamaste,
como a Bernardita,
para ver a María en tu luz
y beber en la fuente de tu Corazón.

Tu conoces, María, las miserias y pecados
de nuestras vidas y nuestro mundo.
Nos confiamos a ti en este día,
totalmente y sin reservas.
Queremos renacer de ti cada día
por el poder del Espíritu,
y vivir la vida de Jesús como
humildes servidores de nuestros hermanos.

Enséñanos, María,
a llevar la vida del Señor.
Enséñanos el Sí de tu corazón.

El Santuario nos invita a abrir nuestro corazón para realizar un intercambio con María. Después de hacer la señal de la cruz, demostremos todo nuestro cariño: «Dios te salve María, …»