El nuevo camino de los peregrinos

Aquí el cielo toca la tierra.
Le invitamos a beber agua, a lavarse la cara o a bañarse. Entre en la gracia de un renacimiento, como Bernardita.

El nuevo camino de los peregrinos

1. Ir a la Gruta

Se encuentra aquí porque alguien le espera. Levante la mirada hacia María. Como la aparición se lo enseñó a Bernardita, haga una hermosa señal de la Cruz: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. En su interior, piense en aquellos que sufren o necesitan ayuda. Hágalos presentes a la protección maternal de Nuestra Señora de Lourdes.

2. Rezar en silencio

No está entrando en un museo. Aquí se encuentra como en casa. Bernardita dijo: «La Gruta era mi cielo». Delante de esta roca tan suave por haber recibido millones de caricias, le invitamos a que mire a María que iluminará su vida y le ayudará a sobrellevar las dificultades diarias o encontrar nuevamente la confianza perdida durante las pruebas.

3. Realizar el gesto del agua

«Vaya a beber en la fuente», es la invitación que hizo María a Bernardita el 25 de febrero de 1858 (9a aparición). Bernardita escava y saca a la luz la fuente de la que aún bebemos hoy. Es un agua común, comparable a las aguas de los manantiales vecinos. Aunque le han relacionado numerosas curaciones, no es ni agua bendita, ni milagrosa. Es Dios quien sana por intercesión de la Virgen María y la oración de los cristianos. Bernardita decía: «Ese agua no tiene ninguna propiedad sin la fe».

4. Ir a las capillas de Luz

5. Encender una vela

Nadie se va de Lourdes sin haber encendido una vela: «Esta luz prolonga mi oración». Al tomar una vela, realiza una ofrenda al Santuario.

* Hay fuentes reservadas para rellenar los bidones de agua cerca del primer puente.