Mes de mayo, mes de María

Una flor blanca para Nuestra Señora de Lourdes

En este mes de María, del 1 al 31 de mayo de 2022, el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes invita a depositar una flor blanca a los pies de la imagen de la Virgen Coronada, punto de encuentro de la gran explanada de la basílica del Rosario.

En agradecimiento por las gracias recibidas, miles de peregrinos se reúnen ante ella. Tradicionalmente, dejan flores en la reja que rodea la imagen de la Virgen Coronada. Un gesto de ternura y gratitud.

Para los que no pueden venir a Lourdes, el Santuario propone depositar una flor blanca a Nuestra Señora.

Una oración para cada día del mes de María

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores. 

María, mujer de la escucha, la decisión y la acción, ilumina nuestras mentes y nuestros corazones.

Nuestra Señora de Lourdes, escucha nuestras ardientes súplicas. Defiéndenos de los enemigos de nuestra salvación y de nuestras propias debilidades.

María, ilumina los ojos de mi corazón.

Oh María, dame tu corazón para honrar dignamente a Jesús Hostia consagrada.

Santa María, guárdame un corazón de niño.

Oh Nuestra Señora, venimos a implorar tu protección y a pedir las gracias del corazón de Jesús por tu intercesión.

María, Madre de la esperanza, camina con nosotros, protege a la humanidad en el tercer milenio. Vigila a todos los cristianos.

Mira la Estrella, invoca a María.

María, brilla sobre nosotros y guíanos en nuestro camino.

Nuestra Señora del Sí, enséñanos a decirlo
como tú.

María, tú eres la ayuda ordinaria de mi alma

María, Madre de la Iglesia, ilumina la oscuridad de nuestras vidas.

¡Oh Madre de los Dolores! Haz que mi corazón se una a la pasión de Jesucristo.

Nos amas, María Madre de la ternura, como nos ama Jesús.

Oh María Inmaculada, impregna nuestros corazones con tu fragancia celestial.

María, Estrella del mar, puerta bendita del cielo, concédenos una vida santa.

María, morada del Espíritu Santo, condúcenos al espíritu de las Bienaventuranzas.

Oh, amada Madre, atráenos a tu luminosidad, llévanos a la luz del Amor.

María, virgen misericordiosa, imploro tu ayuda.

Santa María, Madre de los creyentes, ruega por nosotros.

Oh María, acompaña a cada uno de los enfermos en su camino de santidad.

Santa Virgen María, te ruego que me ayudes en todo momento y en todo lugar.

Madre amantísima, acepta todo mi ser como bien y propiedad.

María, llena de gracia, ilumina mi entendimiento.

María, inmaculada en cuerpo y alma, mira con bondad a los pobres pecadores.

María, Madre de la Misericordia, nuestra vida, nuestra dulzura, nuestra esperanza, dirige tu mirada misericordiosa hacia nosotros.

María, consíguenos la paz.

Virgen Santísima, enséñanos a ser verdaderos discípulos de tu Hijo Jesucristo.

Oh María, ayúdanos a construir la civilización de la vida, la verdad y el amor.

Virgen María, lanza una mirada de bondad sobre los que sufren, da esperanza y paz a todos.